Hallan cráneo humano dentro de una caverna en parte oeste de Puerto Plata, se presume tiene más de 400 años y era de un pirata

Un cráneo humano que pudiera tener más de 400 años de existencia fue hallado dentro de una caverna en el distrito municipal de Estero Hondo, próximo a la populosa playa La Ensenada en la parte oeste de esta provincia.

La parte superior de la osamenta humana, fue encontrada hace varios días por el doctor Nelson Cruz quien es el director de Santuario de Mamíferos Marinos de Estero Hondo cuando exploraba una de las Cuevas del Burén, cavidades naturales situadas en una colina de piedra caliza próximo a la playa La Ensenada.
Cruz, apuntó que dicho cráneo pudiera pertenecer a un pirata o corsario de los que frecuentemente desde el año 1520 al 1700, acostumbraban a saquear las villas españolas que existieron en esos predios durante la época colonial.
“Este cráneo lo encontré durante una exploración que realice hace varias semanas dentro de una de esas cuevas y allí encontré además una quijada de jabalí salvaje, especie que fue introducida por los colonizadores como fuente de alimento”, sostuvo.
Afirmó que en esa parte de Puerto Plata dentro de numerosas cuevas que aún no ha sido exploradas por antropólogos, existen muchos restos humanos, ya que en esas cavernas se refugiaban los piratas y filibusteros que hostigaban los asentamientos coloniales españoles.
Al ofrecer declaraciones al reportero Francis Morales, Cruz lamentó que de manera inexplicable desde hace mucho tiempo se pretendido desconocer la gran riqueza histórica, arqueológica, natural y turística que posee el extremo oeste de la provincia Puerto Plata.
Se destaca que las cuevas donde fue encontrado el cráneo humano que presume fue de un pirata, se encuentra dentro del área protegida de 48.36 kilómetros cuadrados del Santuario de Mamíferos Marinos de Estero Hondo.

Esa zona es un espacio natural muy particular donde se refugian múltiples especies marinas, entre las que resalta el manatí antillano (Trichetus manatus), mamífero conocido como “vaca marina” que era cazado por los taínos para alimentarse y usar su piel.