La generación Z está expuesta a amenazas latentes

La generación Z está expuesta a amenazas latentes
República Dominicana es un país que cuenta con una alta base poblacional integrada por niños y jóvenes, pero este segmento generacional se expone a constantes amenazas y vulnerabilidades, incluso desde antes de nacer.


Las cifras así lo revelan: de cada mil niños que nacen en República Dominica, 20.8 mueren antes de alcanzar los 28 días y 22.9 antes de los cinco años; 20 de cada 100 adolescentes son madres o han estado embarazadas alguna vez y de cada cinco muertes maternas que se registran, una es en menores de 20 años.

Ochenta de cada 100 casos de dengue que se registran este año ocurren en menores de 15 años; sobre 60 de cada 100  víctimas de accidentes de tránsito en el país tienen menos de 25 años;  alrededor del 12% de los menores de edad en el país se ven obligados a trabajar y 41.6 % de los jóvenes entre 19 y 24 años no había completado la secundaria en el 2016, mientras 24 % que logró completar ese nivel no se matriculó en la universidad.

Además son víctimas de la violencia interpersonal y suicidio, del maltrato físico y psicológico, exposición a adiciones y uso de sustancias psicoactivas, a ser utilizados en delitos reñidos por la ley, que a diciembre pasado tenían 534 internos menores de 18 años en centros de atención integral; a enfermedades infecciosas, bacterianas y  transmitidas por vectores,  a la obesidad, dificultades de acceso a la salud, contaminación ambiental e inseguridad y las inequidades propias de la pobreza.  

Esas son algunas de las vulnerabilidades que han acechado y acechan a niños, adolescentes y jóvenes dominicanos, a las que no escaparon la denominada Generación Z, los nacidos entre mediados de la década de los90 hasta el 2010, y que una de sus características que la define es que está marcada por el uso y dependencia del internet.

Esa vinculación, aunque le genera grandes ventajas, también le expone a amenazas, entre ellas, según estudios publicados por la Organización de los Estados Americanos (OEA), a ser víctimas del abuso sexual en línea, al cirberacoso, explotación sexual en línea, exposición a contenido nocivo, al grooming o estrategia usada por un adulto para ganarse su confianza y abusar, a publicación de información privada, a paliza feliz, al sexteo o autoproducción de imágenes de contenido sexual para transmitir por internet o a la sextorción o chantajes.

Antes de nacer
 
Las vulnerabilidades en que se desarrolla la niñez y adolescencia dominicana son observadas con preocupación por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), organismo que ha estado trabajando de cerca con las autoridades nacionales en busca de cambios que ayuden a revertir las cifras.

Sara Menéndez, oficial de Supervivencia, Desarrollo Infantil, VIh y Sida de ese organismo, recuerda que la primera infancia inicia en el embarazo y desde ahí el niño se ve sometido a vulnerabilidades que inician con la calidad de la atención prenatal.

Se expone, agrega, a las mismas vulnerabilidades de la mujer con temas relacionados a pobreza, nivel educativo, falta de información sobre autocuidado, exposición a violencia de género y comunitaria, elementos del ambiente como acceso a agua y enfermedades transmitidas por vectores.

Indicadores estancados
 
Entre los indicadores que se mantienen estancados y necesitan el esfuerzo de todos los sectores, Menéndez cita  el de la mortalidad neonatal sin cambio en los últimos 20 años y es un indicador de calidad en los servicios de salud, mortalidad materna, embarazo en adolescentes, lactancia materna exclusiva con el inicio en la primera hora de nacimiento el apego a la madre. Dijo que la calidad educativa en los primeros años es una de las prioridades de Unicef y la inclusión de niños con discapacidad.

0 comentarios: