En Venezuela, Dos exjefes de inteligencia denuncian «dolo» y vínculos cubanos

imagen
Dos exaltos mandos de la inteligencia venezolana que escaparon de la prisión, la tortura y la muerte que esperan a militares que proponen un cambio de gobierno, hablan con la prensa desde el exilio.


Los generales Manuel Cristopher Figuera y Hugo Carvajal, que se encuentran, uno en Estados Unidos y otro en una cárcel española, ofrecen relatos dantescos del funcionamiento interno del gobierno que llaman el “más corrupto en la historia de América Latina”.

Figuera y Carvajal apuntan al uso “sistemático» de la tortura y el protagonismo clave de la inteligencia cubana en la protección personal de Nicolás Maduro.


Ambos oficiales que ocuparon los más altos cargos de la seguridad del Estado también son críticos del diálogo auspiciado por la Unión Europea entre Maduro y opositores en la isla de Barbados.
“Es importante que la Unión Europea sepa que es una estafa” dijo Figuera quien considera “inútil” negociar con Maduro a quien llama un “maestro del engaño”.

El general Carvajal considera que Maduro es un “cleptómano … sin escrúpulos” y lo acusa de “crear la actual miseria y éxodo de refugiados intencionalmente”.

Figuera, quien dirigía el servicio de inteligencia interna SEBIN, se plegó a una rebelión liderada por el presidente del Parlamento Juan Guaidó en abril. Dio la orden de levantar el arresto domiciliario del líder opositor Leopoldo López y firmó una carta pidiendo la dimisión de Maduro.

“Muchos otros que estaban con el plan ahora viven aterrorizados”, dijo Figuera en una entrevista con el periódico español ABC desde Miami. También critica un informe de las Naciones Unidas que culpa al gobierno de Maduro de casi 7.000 ejecuciones extrajudiciales, como “tímido”.

“La situación en Venezuela es más tenebrosa de lo reflejado en el informe” dice Figuera, afirmando que el SEBIN se ha convertido en un “centro de secuestro y extorsión”.

Guaidó corrió la alarma la semana pasada sobre crecientes amenazas contra las vidas de diputados opositores por parte de grupos paramilitares progubernamentales, para forzar su silencio o exilio. Varios de sus colaboradores y dos guardaespaldas ya han sido arrestados o desaparecidos.

“Maduro es un criminal de profesión”, dice Carvajal quien dirigió el servicio de contrainteligencia militar, DGCIM.

El exjefe de contraespionaje, quien también es diputado del Congreso, fue el único alto mando en brindar lealtad a Guaidó cuando éste desafió a Maduro declarándose presidente en funciones y encabezó un esfuerzo para introducir ayuda humanitaria en febrero pasado.

Pero el mismo Carvajal es acusado por autoridades estadounidenses de participar en un cártel de narcotráfico dirigido por altos mandos militares venezolanos hace 10 años . Fue encarcelado en España poco después de su llegada en marzo.

Sus detractores dicen que hizo inútiles declaraciones apoyando a Guaidó con poco impacto en el ejército con el propósito de ganarse el favor del gobierno del presidente Donald Trump y negociar un acuerdo de súplica.

0 comentarios: