Toño Leña y César el Abusador, dos extraños socios en el mundo de las drogas

Toño Leña y César el Abusador, dos extraños socios en el mundo de las drogasCésar Emilio Peralta (el Abusador) y Ramón Antonio del Rosario Puente (Toño Leña) han resultado en socios en el mundo del narcotráfico, una información que públicamente no era manejada.

César Peralta habría aprendido el mundo del crimen al lado de los principales narcos del país, desde finales de los 90 y principios de los 2000, según reveló el procurador general Jean Alain Rodríguez.
En esos años coincidió con Toño Leña, un individuo que fue extraditado a Estados Unidos en el año 2011 y que ahora mismo se encuentra preso en Colombia, a la espera de que se le conozca un nuevo proceso de extradición hacia los Estados Unidos.
Pero lo nuevo que han develado los documentos de acusación contra Peralta y contra José Jesús Tapia Pérez, otro de los implicados en la red, es que estos narcos se asociaron entre 2015 y 2018 para el tráfico de cocaína entre Colombia, Venezuela y República Dominicana, para luego llevar esos estupefacientes a los Estados Unidos y Puerto Rico.
Una simple mirada al accionar de estos dos individuos revela un amplio prontuario delictivo con apresamientos, acusaciones, condenas y extradiciones, y señalamientos públicos como individuos hartamente conocidos el tráfico de narcóticos.
Los dos fueron nombrados como narcotraficantes importantes ante la legislación de Estados Unidos por su Departamento del Tesoro.
La primera aparición pública de Toño Leña en el mundo de los ilícitos se remonta a 1997, fecha en la que fue apresado por dos alijos de 1,407 kilos de cocaína. Para ese año, César Peralta tenía 22 años y según las autoridades de Puerto Rico estaba comenzando a dar sus primeros pasos en el mundo del tráfico de narcóticos.
En noviembre de 2007 fue apresado César Emilio Peralta, acusado de formar parte de una red que dirigían los hermanos del narco Rolando Florián Félix. Obtuvo su libertad poco tiempo después.
A Toño Leña en 2010 se le vinculó con la fuga del narcotraficante puertorriqueño José Figueroa Agosto, quien residía a sus anchas en República Dominicana.
Fue ese año que las autoridades de Venezuela lo deportaron hacia República Dominicana cuando era buscado por, supuestamente, haber traído al país a dos colombianos y un puertorriqueño quienes tenían intenciones de quitarle la vida al entonces presidente de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), mayor general Rolando Rosado Mateo.
Ya para 2011 el entonces presidente Leonel Fernández, mediante el decreto 752-11, ordenó la extradición hacia Estados Unidos de Toño Leña por acusaciones de tráfico de drogas.
En realidad fue enviado a Puerto Rico donde fue condenado a seis años de prisión, tras un acuerdo en el que confesó su culpabilidad para que le redujeran la pena de tráfico de cocaína.
El nombre de César el Abusador resurgió en 2014 cuando fue detenido en Santiago de los Caballeros acusado de haber herido de balas a tres personas en distintos hechos en el Gran Santo Domingo.
Para 2015 volvió a ser nombrado Toño Leña, esta vez deportado por Puerto Rico hacia Dominicana tras haber cumplido una condena de más de tres años, en San Juan y Estados Unidos, por haber introducido 20,000 kilos de cocaína a la Isla del Encanto procedente de República Dominicana.
Desde aquí en adelante es cuando las autoridades estadounidenses tienen conocimiento de los contactos asiduos entre ambos, vendiéndose cocaína a precios que variaban entre 7,200 dólares el kilo hasta 8,000.
Según lo que se puede interpretar de las conversaciones entre ambos, citadas en las acusaciones y peticiones de extradición, Toño Leña fungía más como un suplidor de cocaína para Peralta, que en un punto no quiso pagarle todo el dinero que valía uno de los cargamentos que le consiguió, amenazando el perjudicado en “irse violentamente” contra él.

0 comentarios: